Nivea bajo la ducha o cómo hidratar la piel si sos perezosa

El año pasado cuando nos aproximábamos al verano, empezaron a publicitar una nueva crema de Nivea que parecía prometedora.
Como no soy fan de las cremas porque carezco absolutamente de constancia, la compré para probar, pensando que si es para usar en la ducha “seguro me olvidaré menos”.

Finalmente y después de usarla durante varios días, no solo comprobé la efectividad sino que también pude ver que es la opción perfecta para todas a las que nos embola hidratarnos la piel.
Tiene una textura bastante líquida (cero espesa), deja la piel realmente linda y con un olor delicioso.

Ventajas principales:
– Si sos de las que se olvidan de hidratarse la piel, es ideal porque se usa después del jabón, se enjuaga y no tenés que esperar a que haga efecto o lo que sea. Es agregarle un paso más a la rutina de la ducha y listo.
– Al usarla abajo del agua evitás esperar a que la piel la absorba, algo que sobre todo en invierno es un bajón porque te cagás de frío y no te vestís esperando y esperando.
– En verano también tiene sus beneficios porque no queda esa sensación de pegote ni de que te estás derritiendo mientras chorreás agua y crema (sexy, ¿no?)
– Hay dos tipos: para piel normal y para piel seca, ideal para adaptarla a cada una.
– Precio: el envase de 250 ml sale como máximo $180.

Recomendación: asegúrense de enjuagar los restos de la loción que queden en el piso de la ducha. Puede quedar un poco resbaloso y nadie quiere accidentes domésticos.

Gracias a Carlita por la inspiración (?) para el post.

Nota: ni Nivea ni ninguna marca me paga para que publique cosas. Si fuera así, estaría viviendo en una mansión (?)

 

Nivea bajo la ducha

Te puede interesar...