Consejos para futuras mamás (Parte I), por Patricia Coll

Salió especial de Consejos Regios a pedido de algunas futuras mamás. Este es el primero de algunos posts que incluyen recomendaciones y pequeñas cosas a tener en cuenta durante el embarazo, para llegar de la mejor manera posible a la nueva etapa.
El primer post quedó en manos de Patricia Coll, feliz mamá de trillizos. Pónganse cómodas y agarren una libretita para tomar nota.

1) No te quedes con dudas
Cuando te enteres que estás en la dulce espera, comprate un cuadernito (ideal ver los que tienen en Bueno) y anotá allí todas las dudas, cambios que sientas en el cuerpo, cómo te cae tal comida y toooodo lo que pase por tu cabeza. El día que tenés ginecólogo abrilo y consultale sobre todo lo que tengas ahí. Él te va a ir contando otras cosas que pasarán más adelante o que espera que hagas, eso también anótalo así luego hay menos sorpresas. La cabeza se “enlentece” un poco, así que las notas también sirven de ayuda memoria.

2) Moverse
Hacer algún deporte, yoga o pilates para embarazadas es fantástico. Si no hay impedimentos físicos tiene consecuencias buenas durante el embarazo, el post parto y recuperación final.
Muchas veces después del nacimiento dejamos de ir por falta de tiempo, pero si lográs ir durante el embarazo pasarás mejor esa etapa y los meses siguientes.

3) Mentalizarse para dar teta
Es bueno leer algún libro o blog previamente así cuando llega el momento estás más tranquila. Se le mete mucha presión al tema y eso depende de cada mamá-bebé, así que no desesperes.

Hay recetas caseras para “curtirse” los pezones para que luego no se lesionen al momento de dar pecho y también para generar más leche. Hay que pensar que a mayor demanda hay mayor producción, así que si tenés poco te podés ordeñar entre tomas y se generará más. ¡No se rindan!
En mi caso, para ir preparando la piel, me pasaba limón en los pezones y después me tiraba al sol. Para generar más leche tomé malta en los últimos meses y luego que los bebés nacieron, tomé muchísima cantidad de agua.

Hay unas recetas caseras de madres judías que en el grupo de madres múltiples se ha usado con éxito: jugo de manzana y frutos secos como, nueces, avellanas, orejones, ciruelas pasas y pasas de uva (esto último consumirlo como si fueran caramelos). Cuidado las que tienen diabetes gestacional, consulten antes con el médico por las dudas.

Lo mejor y lo importante: la leche materna es espectacular para los niños, ayuda en aspectos que incluyen desde fortalecer las defensas hasta en el tema emocional; sobre todo en niños prematuros o de bajo peso, pasa a ser “oro líquido”.
Atención al beneficio colateral: bajás de peso mejor y más rápido.

4) No comprar mucho
Mientras estamos embarazadas toda la ropa chiquita nos fascina y queremos tener de todo, pero tengan en cuenta que los bebés crecen rápido y se reciben regalos de todo tipo. Con un bebé recién nacido es complicado ir a cambiar ropita por talles más grandes.
Lo mejor: hacé colectivo en algún lugar que haya DE TODO (por ejemplo Creciendo) así evitamos el apuro de ir a cambiarlo antes de que pase la fecha. Esto permite ir al local tranquilas a buscar cosas a medida que las necesitás, y además podés juntar regalos y cambiarlos por algo más grande y/o útil.

5) Mimate
Las semanas previas al parto son ideales para acomodarte el pelo, hacete los pies y manos y depilarte. Son cosas que los primeros tiempos, luego de nacidos, no podrás hacer, así que para superar cualquier depresión post-parto, no hay como verse lo más decente posible.
En mi caso, sentí que pasé de ser una “ballena” durante el embarazo a una “vaca lechera” en el primer semestre. Me quedé sin ropa, sin tiempo para hacerme un brushing, sin oportunidad para encremarme post-ducha, así que cualquier cosa que podamos hacer para sentirnos NO SOLO MAMÁS, ayuda.

6) Confiá en tu compañero
No estás sola en esto, es de a dos, no creas que es TODA TU responsabilidad. Así que delegá lo que puedas, hacelo participar en todo lo posible y sobre todo, confiá. Probablemente no haga las cosas como las harías vos, quizás agarró menos bebés que vos en su vida, pero es parte de esto y los niños sobreviven a papá y a mamá.

7) Sé flexible
No hay una receta perfecta para recibir ni criar a un hijo así que se flexible. Todos los que opinan lo hacen desde su experiencia y con todo el amor del mundo pero… los de afuera son de palo. Escuchá y probá lo que te parezca que es lo mejor y si no resulta, no hay problema, das marcha a atrás y probás otra cosa hasta que encuentres lo que resulta mejor para ustedes. Probá y fluí, ya vas a ver lo que es mejor para tu hijo y para vos.
Por ejemplo: están las teorías, con chupete-sin chupete, dormir de costado- dormir boca abajo, con los papás durante los primeros meses-solo de una, mucho brazos-pocos brazos, etc.

Por último: no desesperarse. La energía y las emociones fluctuarán al principio como una montaña rusa. Hay días en los que no podes más y no ves la luz al final del camino y hay otros que sentís que podes mover una montaña y cambiar el mundo. Y todo eso es verdad y valedero.  Como decimos siempre en el grupo de madres múltiples: “SON ETAPAS” y todas pasan. Así que a disfrutar las buenas, y apretar los dientes y avanzar en las otras.

Te puede interesar...