Consejos para faltar a una salida sin sentirse culpable

El invierno es el mejor amigo de la pereza y eso no es nuevo, pero todavía hay gente a la que le encannnnnnnta organizar saliditas, y está muy bien, eh. Muchas veces esos planes no están alineados a tus ganas de quedarte hibernando abajo de un montón de frazadas, pero eso no es malo y tal vez es buen momento para hacer otras cosas que con el tiempo más lindo no hacés.

Primero lo primero: no tomes el hecho de quedarte en tu casa como algo negativo. Si optás por no salir tratá de pasarlo bien, no te dejes llevar por la nostalgia o la depresión (?). Sos vos el que está eligiendo el pijama antes de las otras pilchas, así que acomodate, relajate y buscá cosas para hacer.

Mis sugerencias:
1) Ponete el pijama: es casi una obligación. Date el gusto de pasearte por la casa chancleteando y si querés, tirate el acolchado por encima. Muy homeless chic (?) pero es genial. Bueno, ta, me calmo.

2) Comida: es el momento ideal para llenarte de calorías y porquerías (le mando un beso a Cormillot). Comprá cosas saladas y dulces y premiate también con algo rico para tomar (vino, cerveza, refrescos, lo que quieras), porque no sabés si a las 3 am vas a tener algún antojo letal. Tené en cuenta que si no te moviste a las once de la noche para salir con amigos, menos lo vas a hacer de madrugada en busca de víveres.

3) Libros: excelentes compañeros, sobre todo en los momentos en los que precisás más calma y menos pantallas luminosas. Aprovechá y ponete al día con esos dos o tres que dejaste por la mitad.

 4) Películas: nada más lindo que rellenar horas con películas, a veces cuanto más de mierda son, mejor. Tengo una lista interminable y avergonzante de películas para estos casos, pero bastante me enterré con este post como para encima mencionarlas.

5) Tumblr y Pinterest: los mejores amigos del mundo. Bueno, tampoco la pavada, pero sí ayudan mucho a distraerse y llenar la cabeza de un montón de imágenes y sonidos. Si no tenés cuenta, hacete una.

6) No deprimirte: si te pasa eso, SOLTÁ EL TELÉFONO, porque generalmente a partir de acá solo pasan cosas malas. Si el teléfono lo agarrás para llamar a un amigo o amiga para que te haga compañía, perfecto, pero no te pongas a mendigar atención o amor y menos si ya es de madrugada.

¿Todo esto parece una boludez? Seguramente lo sea, porque me crié entre películas yankees de las que aprendí estas cosas, pero lo que sí seguro es una boludez es ir a un lugar al que no querés ir, interactuar con gente con la que no tenés ganas y tunearte como enferma mental solo para tapar las ganas enooormes de no salir.
Mi consejo es que si no tenés ganas, mejor te quedes, dediques un tiempo para vos y aproveches a mimarte un poco, algo que tal vez dejaste de lado y ni te diste cuenta.

Si sos nena y aprovechás ese día para jugar al spa (?), meterte todas las cremas que tenés en tu casa y hacer todos los tratamientos que conocés, aprovecho para compartir las cosas que hemos publicado acá:
(si sos varón, ayudame y decime qué ideas son buenas y las agregamos)

1) No solo de moñetes se vive: ideas de recogidos para el día, así aprovechás para practicar.

2) 14 pasos para tener uñas divinas aunque seas una pera, por Catatonias.

3) Piel regia, por Fernanda Cabrera: cremas BB.

4) ¡1, 2, 3!, por Andrea Luzuriaga: consejos para cuidar la piel.

5) Los pies, Cenicientas del cuerpo, por Fernanda Cabrera.

6) La piel, eterna adolescente, por Julieta Denevi.

7) Maquillaje para el día, por Andrea Luzuriaga: tutorial paso a paso.

8) Rulos revisited, por Ana Clara.

Te puede interesar...