¡Que el pelo tampoco se queme!, por Lu Esquibel

En 2012 escribí post para Consejos Regios desde la experiencia, porque soy blanca papa y desde niña estuve intentando descubrir cómo hacer para quedar negrita y no tomate. Una vez que resolví la cuestión de mi piel en el verano, me puse a intentar resolver otro problema que tengo en esta estación hermosa: los mosquitos. Pero como no pude, me dediqué a otra cuestión: el pelo.

Me gusta mi pelo. Es bastante domable. Si lo quiero lacio lo seco/plancho, si lo quiero mas sauvage lo alboroto, y todo así. En verano me gustaría raparme porque si bien es domable, tengo 10 kilos y medio de pelo, y considerando que una pelada no me quedaría tan bien como a Charlize Theron, descarté esa opción.

Lo tengo largo, con claritos, y con altas dosis de sol encima. Pero me gusta. No está seco y por fin está largo porque no necesito podar su pajosidad todos los marzos. ¿Qué descubrí? Dos cosas.

La primera: el aceite de almendras. Está ahí esperándonos en la farmacia de tu barrio (conseguí en Cuchilla Alta, si hay ahí, hay en cualquier punto del universo) y cuesta no más de $40. Un frasquito que nos va a durar el verano, y ¿por qué no?, el invierno. OJO, en verano si vamos a la playa con la idea de meternos a las aguas megahipersuper saladas de Rocha, tenemos que llenarnos la cabeza de aceite. Va a parecer sucio, pero no importa, es verano, y a la vuelta, cuando te lo lavás para la noche, te va a quedar divino.

Si tu onda playera es más tranqui, onda lagartear en Playa Malvín, ojo con la dosis de aceite porque de repente solo va a parecer que tu próximo paso van a ser rastas. Lo que sí, después del sol o el agua salada, un ratito antes de que te lo vayas a lavar, llenalo de aceite, sobre todo las puntas (¡y el cerquillo con claritos!) y quedate un rato con la cabeza aceitada leyendo Consejos Regios. Después bañate, lavá bien esos pelos y ¡voilá! Eso también se puede hacer en invierno cuando está muy seco y opaco. Está bueno para las vagas que nos embola muchísimo el tema de los baños de crema en la peluquería.

Lo segundo que descubrí es el Óleo Extraordinario de L’Oreal. Lo odié la primera vez que me lo puse, después aprendí a usarlo, le tomé cariño y ahora nos volvimos inseparables. En verano el pelo sufre, no solo el sol y el agua salada, también lo lavás más seguido y eso lo seca. El uso del aceite de L’Oreal varía para cada tipo de pelo, en mi caso (seco en las puntas, normal tirando a graso en la raíz), lo mejor es ponérmelo con el pelo húmedo, húmedo no mojado. Mojado se pierde el efecto, húmedo cuando está como que seco pero no del todo, ahí me pongo tres gotas (sale bastante del frasco, consideremos que yo tengo mucho pelo) y lo seco o lo dejo secar. Debo confesar que no me gusta mucho el olor de este producto, pero compensa su precio en función a su duración. Un frasquito dura tres meses más o menos. No me pasa lo mismo con el aceite de Nuxe.

Les cuento, Nuxe tiene un aceite “multiuso” que es espectacular. Es un poco caro. Bastante. Por ahora lo he visto solo en San Roque. El frasquito es bastante chico, y no trae ningún aplicador, por eso cuando te lo vas a poner, se te escapa mucho producto y termina durando poco. Es multiuso porque se puede usar tanto para la cara y cuerpo como para el pelo. En el pelo no lo recomiendo, es más o menos el mismo efecto que el aceite de almendras, es decir, queda demasiado graso, no importa la dosis que se aplique, queda MUY aceitado a la vista y parece sucio; y para ponérselo y enjuagarlo, usamos el aceite de almendras que nos sale más barato, ¿no?

Lo que es espectacular de este aceite es el efecto en la piel (y ni les digo si están bronceadas). Paradógicamente y valga la redundancia, no es un aceite aceitoso. Las manos no quedan grasas y la piel queda suavecita como con cualquier crema, pero además con un brillito natural. No sé ustedes, pero mis piernas después del invierno son asquerosamente secas y este aceite les da un efecto de hidratadas instantáneo. Por el precio y tamaño, lo tengo para ocasiones especiales, pero en verano, cualquier ocasión se puede tornar especial, así que el frasquito que me compré, no llega a febrero.

Hecho mi aporte anual al blog, me despido. ¡Feliz verano!

Lu Esquibel

>> Por más Consejos Regios para el cuidado del pelo en verano, pueden ver el post publicado por Isa y otro con ideas para recogidos durante el día a ver si pasamos el verano un poco más frescas. 

 

 

Te puede interesar...