14 pasos para tener uñas divinas aunque seas una pera, por Catatonias

Otra colaboración para el blog. Esta vez, la genialísima Catatonias nos explica cómo tener uñas lindas y decentes, aunque seamos ansiosas, bastante desastrosas y poco habilidosas.

Para aquellas que nacemos con el gen femenino medio chanfleado, pintarse las uñas puede ser un calvario, especialmente si nunca te pasó nada en la vida y considerás que pintarte las uñas es un problema. Vemos a chicas con uñas de colores lindos y obviamente, teniendo el buen gusto y ojo que tenemos, queremos lo mismo. Pero lo intentamos en nuestras casas y nada, en meros segundos parecemos nenitas de cuatro años atinando a pintar con los dedos: colorcito lindo por todos lados, incluyendo cara, ropa, mesa y dedo entero.

Yo estoy acá para decirles que no todo está perdido. Sí señor. Las impacientes y croquetas podemos igual esportear (?) unas uñas maravillosas y sin tener que ir a la peluquería a pagarle a otra persona para que lo haga. Dicho sea de paso, nunca voy a entender a las personas que se sienten cómodas mientras alguien les pinta las uñas. Es el mismo sentimiento que tuve en EEUU, la primera vez en mi vida que me hice un “facial” y me di cuenta que le estaba pagando a una mujer para que me sacara los puntos negros. ¿Qué tan perezosos hemos llegado a ser como sociedad que necesito que otra persona me saque los puntos negros? ¿No se mueren de vergûenza de tener que públicamente confesar que les da la cara para eso? En fin.

Antes de empezar, quiero decir que entiendo que algunas cosas que voy a puntualizar sean muy obvias para muchas de ustedes. Y a ellas les digo: lo siento, mi cerebro tuvo que crear la sinapsis de pintarse las uñas desde cero (pero lean igual, ¿ta?).

1. Elegí colores fuertes
Una duda de sus capacidades de pintarse las uñas y entonces prefiere un colorcito aburrido medio trasparentongo. Primera lección: todo color que incluya diminutivo o el sufijo “ongo” te va a quedar para el culo. Ahora se usan los colores fuertes, aceptalo.

2. No te aventures al nail art
Todo lindo con las uñas de Hello Kitty en Pinterest pero si estás leyendo esto digamos que todo lo que involucre usar otro color que el color que elegiste está medio fuera de tu liga. Sonreí, aceptá, repineá y andá a elegir un color. Uno solo. No importa si el esmalte es pichi, aunque es cierto que los esmaltes caros duran más. Pero así como la moda muere joven, aceptemos que los esmaltes también.

3. Cortarse las uñas
¿Vieron que se supone que las nenas se liman las uñas? Me río mucho cuando me acuerdo de eso. Desde que descubrí el corta-uñas de mi viejo no he dejado de usarlo. Las uñas súper largas son una terrajada al menos que vivas al norte de México y si te molesta el pedacito blanco que te queda arriba del todo, tengo buenas noticias: cuando te pintes la uña ni se va a notar.

4. Cutículas
¿Cuti-qué? No me rompan.

5. Pasate quita esmalte
Aunque no tengas ni un otro color, pasate quita esmalte. ¿Por qué? En realidad no sé, pero en mi sutil y casi nula experiencia hace que el color “agarre” mejor. Capaz las limpia o algo, andá a saber. Si tenés esmalte, acordate de pasar una última tanda de algodón con quita esmalte incluso si ya sacaste todo. También fijate que no te hayan quedado los dedos teñidos. El quita esmalte funciona mejor si dejás que chupe un poquito el esmalte y después lo sacás (o sea, no es solo pasarle el algodón a la uña una y otra vez). Por último, si usás algodón el esmalte sale más rápido que si usás papel higiénico. Lamentablemente, me costó mucho aprender esta lección.

6. Poné todo lo que necesites a mano
La mejor forma de arruinarte las uñas recién pintadas es agarrando algo que te olvidaste de adentro de un cajón. Lo que necesitás: esmalte, esmalte transparente, quita esmalte en un recipiente pequeño (yo uso la tapa misma del quita esmalte) e hisópos (cottonettes).

7. Andá al baño
Posta. No tengo cifras oficiales, pero estimo que el 70% de los casos de uñas cagadas a los cinco minutos de pintarlas son pichís imprevistos. Además, te recomiendo que busques un momento en que por los siguientes 20 minutos no vayas a hacer nada, o lo que hagas no te haga mierda las uñas. Por ejemplo: abrite un buen blog o artículo largo y pintate las uñas antes de leerlo. Así te asegurás de no cagártelas mientras se secan.

8. Base
– Si sos de las que se pinta las uñas como el orto, es muy probable que una vez que te las pintes bien quieras que duren mucho tiempo. La base no hace que dure más exactamente pero te ayuda a que la misma uña no agarre un tono similar al del color de esmalte que te pongas. Cuando más tiempo tenés puesto el esmalte, más destiñe. Cuanto más pichi el esmalte, más destiñe. Una vez usé un rojo de Colorama por tres meses seguidos y tuve que pintarme las uñas un año seguido hasta que se me fuera. True story.
– ¿Qué usar de base? Cualquier esmalte transparente. Hay gente acá que va a largar el grito en el cielo de que la base tiene que tener vitaminas y bla bla bla pero si apenas nos importa pintarnos las uñas, adivinen cuánto nos importa los nutrientes de las uñas.
– Lo bueno de la base es que es transparente. Al ser transparente, podés pintarte todo el dedo que después se seca y se pela nomás. Si bien está bueno atinar a embocarle dentro de la uña, tampoco es tan grave si te pasás un poquito.
– Tip para impacientes: si querés que las uñas se sequen rápido, asegurate que la capa de base no sea demasiado gruesa. Esto lo hacés pasando el pincelito por los bordes del frasquito de esmalte (por las dudas).

9. Esmalte
Bien, llegamos a la parte que nos compete.
– Si sos derecha y no zurda, empezá por la uña del dedo chico de la mano izquierda. Supongo que si sos zurda, hacés lo contrario: el dedo chico de la mano derecha. De ahí movete hacia el dedo que sigue y todo así. Primero hacé una mano y después pasá al paso siguiente. Después volvemos a la otra mano.
– Ojo con los esmaltes 100% nuevos. No solo el pincel agarra un toco de esmalte sino que a veces también queda en el palito que va hacia el pincel y terminás goteando por todos lados. Sacale el excedente. Si le sacaste demasiado es cuestión de mojar el pincelito otra vez nomás.
– La mejor forma de pintar es poner el pincel aplastado en la mitad de la uña, lo más abajo que queremos llegar, después pintar hacia arriba cubriendo un costado y después volver a hacer esto pero para el otro. Si quedó algo sin pintar en el medio, volvés a hacer lo mismo pero en el medio. Este es el único truco o tip que sigo de una profesional. Si hay un pedacito minúsculo que quedo sin pintar en el costadito, no seas TOC y dejalo. Nadie lo va a notar. Las peores manchas de sacar son las de la cutícula así que ojo donde estás reposando el pincel al pintar. Después siguen las del costado.
– Tip para impacientes: si querés que se seque bien rápido, desembolsá 300 mangos y comprate un InstaDry de Sally Hansen. Son caros pero funcionan; además vienen en colores buenos. Si tenés a alguien que se va a EEUU, pedile que te traiga de allá. Se consiguen en cualquier farmacia y salen USD 5 con algo.

10. Control de calidad
Tenemos una mano pintada. Ahora vamos a mojar la punta de un hisopo en quita esmalte y hacerle ctrl+alt+supr a los errores. Los más fáciles de sacar son los de la punta de los dedos, porque en el peor de los casos metés al hisopo medio entre la parte de abajo de la uña y el dedo y no corrés riesgos de cagar lo que acabás de pintar. Después proba con los costaditos, siempre teniendo cuidado. Finalmente, las cutículas es donde siempre la cago, pero a veces sale. ¡A no desesperanzarse! Cada vez que me pinto las uñas es 10% pintarlas, 90% corregirlas. También es normal si necesitás como 10 hisopos. Cambialo en cuanto veas que no está funcionando y acordate del tema ese que si aplicás el quita esmalte, apretás y después sacás, sale más rápido.

11. La otra mano
Ahora empezamos a aplicar esmalte en la uña del otro dedo chico y así hasta llegar al pulgar. Acá vas a equivocarte muchísimas veces más porque estás pintando con tu mano no dominante, pero eso es normal. Incluso si metés el dedo en el esmalte y te queda todo pintado, podés corregirlo. Igual no te lo recomiendo porque ta, sí, lleva tiempo. Después, control de calidad.

12. OPCIONAL: Top coat o como se diga en español
Hay gente que después de pintarse toda y que esté todo medio seco, decide mojar todo de nuevo con un top coat, o una aplicación de otro esmalte transparente. Esto tiene pros y contras.

Pros:
– Las uñas te duran más. A mi entender, será uno o dos días más, pero ta.
– Las uñas no se rompen tan fácilmente, algo que cualquiera que se haya pintado una uña y después se abroche un jean después de comerse todo en un cumpleaños sabrá comprender.
– Si la cagaste al aplicar el color y quedaron borrones o algo y justo ponés el top coat cuando están medias mojadas, no se nota tanto.
Contras:
– Demoran más en secar.
– Hacen que todo quede más altito sobre la uña. Esto no es malo pero… convengamos que a veces cuando una está corta de tiempo no se quita el esmalte para hacerse las uñas de nuevo. Simplemente, agarra el mismo esmalte y sin base ni nada, aplica de nuevo en las partes donde ya no hay nada. Si usás top coat, te puede quedar en desnivel, por eso prefiero obviarlo. Eso y no quiero que demoren más en secar.

Si vas a usar un top coat, optá por el esmalte transparente que usaste de base. Again, pila de personas van a salir a gritar que no es lo mismo, pero no las escuches. Son personas que entraron en la conspiración de los cosméticos para hacernos creer que son dos cosas distintas y que gastemos más. Esa es mi historia y me apego a ella.

13. Esperá 15 minutos sin comprometerlas
Acá solo hay excepción si estás usando InstaDry de Sally Hansen, que en 5 minutos ya están. Si no, armate de paciencia. Por más pichi que sea el esmalte, va a demorar en secar unos 15 minutos con suerte. El secador de pelo para secarlas no funciona. El ponerlas en agua fria no funciona. Las probé todas. Sally Hansen fue lo único que me agilizó el trámite (Disclaimer: no laburo para Sally Hansen, pero si me quieren contratar, ConsejosRegios les pasa mi CV).

14. VOILÁ. Tenés uñas lindas.
Viví tu vida. Y si se te parten, rompen o se te sale un poco de esmalte no le hagas caso a las puristas, agarrá ese frasquito, abrilo, ponete un poquito donde se corrió y chau picho.

Te puede interesar...