Vos sí, vos no, por Ana Lasarte

Por suerte más gente se está animando a colaborar con el blog, así que les presento el post de Ana Lasarte.

Los leggings hicieron su aparición en el 2007 y sin duda, fue para quedarse.

Al pasar las temporadas y los años su uso fue creciendo y también la variedad de colores y estampados, que iban desde flores a murciélagos pasando por el peor de todos: páginas del New York Times. Hoy en día es más probable que tengas unos leggings que un vaso de Requesón.

Cuando ya no había estampado que nos parezca suficiente, aparecieron las diferentes texturas: lamé, cuero, látex y todo lo que brille y se adhiera al cuerpo, he aquí la frase  nunca mejor usada en la historia de frases usadas: “no todo lo que brilla es oro”.

Este post no es un simple  #CosasQueNo, es más bien un #VosSí #VosNo, porque he visto mujeres a las que este tipo de texturas le queda genial, pero he visto más de las otras, y eso me pone mal. Y no quiero que me vengan con el tema de la discriminación, porque yo también me veo afectada  y los leggings de lamé me quedan espantosos.

O sea, nadie conoce nuestro cuerpo mejor que nosotras mismas, y sabemos qué atributos tenemos o de cuales carecemos; en el caso de estos leggings,  que prácticamente se pegan al cuerpo, tenemos que tener en cuenta la cola y las piernas… lamentablemente acá también rige el MENOS ES MÁS. Si tenés muuuucha cola y piernas gruesas, es probable que te parezcas a Willy (sí, la orca), no solo porque te van a brillar las piernotas, sino por qué el lamé y el látex dejan a la luz cualquier imperfección (celulitis, la mayoría tenemos, no se mientan).

La gente te va a tirar pescados, no digas que no te avisé

Si tu altura es menor a 1,60 mts. deberías usarlas con unos súper tacos en un look más nocturno, no con zapatillas, ¡por favor!

Y a las mujeres con piernas eternas les digo:  ¡USTEDES NO SE SALVAN, MALDITAS! Ta, capaz hablo desde la envidia, pero si no tenés nada de nada y tus piernas son tirando a varillas del 8 es muy probable que la gente te quiera alimentar como a las palomas; como ya dije el látex y el lamé dejan las imperfecciones a la vista y capaz los leggings te queden grandes o peor aún, SE TE NOTEN LOS HUESOS DE LA RODILLA.

Le quedan grandes y se nota

Chiquilinas, el tema de la combinación es TODO, aunque tengas un cuerpazo, es preferible que sugieras a que muestres; este tipo de texturas ya sugieren mucho y no es necesario que salgas a la calle cual Gatúbela (y menos Gatúbela en colores). Los leggings quedan geniales con buzos, camisas o sacos que te tapen casi toda la cola. La prenda que uses arriba tanto como el calzado, van a ser los  que determinen el look (buzo de algodón para el día, camisa de gasa o blazer para la noche)

Así, sí:

Así, no:

Te puede interesar...