Piel regia, por Fernanda Cabrera

Muchas veces nos olvidamos que la piel también requiere cuidados; hay varias cosas que podemos hacer diariamente para mantenerla sana, es cuestión de adquirir la rutina y ponerse las pilas.

Fer Cabrera comparte datos sobre las cremas BB y su experiencia con ellas.

Todo el mundo está hablando de las cremas BB, hay publicidad por todos lados y fue lanzada  en el mercado uruguayo con bombos y platillos.

No es una base de maquillaje pero te da color, no es un corrector pero disimula imperfecciones, no es una crema más pero cuida nuestra piel,  no es un filtro solar pero tiene protección PFS…

¿Qué son las cremas BB?

La sigla BB significa “Blemish Balm”, algo así como “bálsamo para manchas” si lo tradujéramos al criollo.

Su origen se le atribuye a la dermatóloga alemana Christine Schrammek, que en la década del `50 formuló una crema que usaba para proteger la piel de sus pacientes. Luego de procedimientos con láser y diversas cirugías, daba una cobertura  a la piel, hidratando y protegiéndola del sol y otras agresiones.

La comercialización masiva y la “locura” por las BB como uso cosmético son a partir del 2005 aproximadamente. Luego hizo furor en  Asia, por eso se cree erróneamente que provienen de allí.

Este producto te promete varios beneficios:

1)      Hidratar.

2)      Unificar color.

3)      Corregir pequeñas imperfecciones.

4)      Iluminar.

5)      Proteger del sol y agentes externos.

6)      Tiene poder antiarrugas, antimanchas y potencia la regeneración de la piel.

Acá en Uruguay, no sé cuantas marcas han lanzado este producto, yo conozco y uso la de Garnier, pero sé que en el mundo todas las grandes marcas tienen su “BB cream”.

Les hago una breve reseña de mi experiencia personal con mi  BB cream de Garnier.

Es un buen hidratante; si lo usas después del  baño, cuando la piel pide a gritos y los poros están abiertos, vas a lograr mejores resultados con este o con cualquier hidratante que uses.

La línea tiene dos tonos, uno claro y otro más oscuro, ideal para adaptarlo a los distintos tipos de piel. Estas cremas tienen una particular virtud: no importa tu tono de piel específico, te la vas poniendo y se va unificando con tu tono natural.

Corrige pequeñas imperfecciones, MUY pequeñas; no es un corrector, y al ser tan liviana y dejar un aspecto tan natural, no es un producto que cubra demasiado. Si tenés marcas grandes o cicatrices, mejor darle un terminado con corrector.

Da un tono natural y parejo que se podría decir que “ilumina” el rostro. Es ideal para evitar el efecto máscara que a veces nos deja el uso de maquillajes espesos y que cubren demasiado.

Que tenga protector solar no es para nada desmerecedor, te ahorra pasos, sobre todo ahora que se viene la peor época.

Bueno, espero que les sirva de guía mi experiencia, yo la recomiendo ampliamente :)

Te puede interesar...