Uso y abuso del cubre ojeras, por Fernanda Cabrera

Hoy Fer nos da algunos consejitos sobre el uso y aplicación del cubre ojeras.

Muchas veces vemos cómo se abusa del cubre ojeras creando un aspecto de oso panda inverso que queda muy feo. Para que esto no pase, es muy importante elegir el tono del corrector según tu color de piel y el color de la ojera a cubrir, todas sabemos que ojeras hay de varios colores.

Hay que tener en cuenta que así como la base de maquillaje tiene que ser de tu mismo tono, el cubre ojeras debe ser de uno o dos tonos más claro que tu piel.

¿Cuál es el mejor tono según el tipo de ojera a cubrir?

Si  tienen ojeras tirando a violáceas les recomiendo que usen correctores con bases amarillentas para que el violeta se neutralice.

Si en cambio las ojeras son tirando a grisáceas, hay que elegir tonos más asalmonados.

Las ojeras muy oscuras –generalmente son hereditarias-, son las más difíciles de ocultar y la mayoría de las veces quedan grises por la mala elección del corrector. Para éstas hay que elegir un tono lo más similar a la piel posible, que tenga un fondo naranja. Estos no son correctores fáciles de conseguir pero hay alguna marca que tiene variedad.

También podemos usar los cubre ojeras o correctores para atenuar imperfecciones como acné o cicatrices; ahí hay que elegir un tono más bien verdoso que neutralice los tonos rojizos. También se puede usar en mejillas cuando hay rosácea, pero lo recomendable es siempre consultar al dermatólogo para que recomiende el adecuado.

Las ojeras bien maquilladas son el 30% de un buen maquillaje.

Yo prefiero ponerme el corrector con los dedos, se controla mejor la cantidad y densidad, siempre usando el dedo anular para no generar presión en esa zona tan sensible y lo uso después de la base, porque las imperfecciones pequeñas quedan cubiertas con ésta y el corrector lo aplico solo dónde es realmente necesario.

Te puede interesar...